jueves, 31 de julio de 2008

Maestros de la Publicidad 4


CREATIVOS PUBLICITARIOS THAILANDESES (4)



Apurando el mes de Julio os traigo una nueva entrega de divertidos anuncios tailandeses.

En primer lugar uno de una tienda de telefonía móvil, cuyo lema es ''Asegúrese que es M-Shop''. Creo que el anuncio no necesita ningún comentario...

A mi me ha pasado lo mismo que al bebé en alguna ocasión, y se me ha quedado una cara similar a la del pipiolo...



video


El segundo de hoy es también muy divertido. Éste va dedicado a mis lectoras, porque estoy seguro que se pondrían en el lugar de la protagonista.

El anuncio va del típico jefe sobón, y de una marca de toallitas higiénicas. En esta ocasión no os lo he traducido al español, para que practiquéis un poco de tailandés. Pero no os preocupéis ya que creo que tampoco necesita ningún comentario.


video


Espero que os hayan gustado, y que estéis atentos a las próximas entradas, que seguro os van a gustar, ¡casi como a mí el escribirlas!

domingo, 27 de julio de 2008

Maestros de la Publicidad 3

.
CREATIVOS PUBLICITARIOS THAILANDESES (3)

Después de unos cuantos días sin publicar (cambio de domicilio, rotura de disco duro, preparación de una oposición ¨fantasma¨...), vuelvo de nuevo a la carga!. Hoy os traigo una nueva entrega de anuncios de televisión Thailandeses.

Bueno el primero de ellos no ha sido producido por Thailandeses, pero me ha parecido adecuado incluirlo por la temática tailandesa de los masajes, además lo encuentro muy divertido.

El escaso diálogo es el siguiente:

Uno de los jóvenes pregunta al otro: - ¿Nos damos un masaje?

La masajista pregunta a los jóvenes: - ¿Quién va a ser el primero?

Me ha gustado sobretodo porque tanto a mí como seguro que a la mayoría de los que vivimos aquí, nos ha pasado alguna vez algo parecido... ¿O no?



video



El segundo sí está producido por Thailandeses. En él vemos dos tigres, padre e hijo, perdidos en la ciudad.

El padre le dice al hijo:
- No hemos comido nada desde que escapamos del Zoo

- Tienes hambre, hijo?
En ese momento el hijo, al ver a la chica, grita excitado: - Un humano!!
A lo que el padre replica:
- Mira allá! Un elefante!

- Mira hijo, está utilizando su trompa para jugar con el agua.
El tigretón dice: - Papá, Quiero comerme su barriga!
Y el padre le contesta:
- Seguro hijo, yo voy a por su cabeza


Al final vemos el slogan del anunciante, una clínica de adelgazamiento, ¨Buena Figura, Buena vida¨


video


Espero que os hayan gustado, el próximo día más...

jueves, 3 de julio de 2008

Precauciones Mínimas

HOY TOCA TEMA DIDÁCTICO DEL MES DE JULIO:
PRECAUCIONES BÁSICAS PARA PASAR UNAS VACACIONES INOLVIDABLES EN TAILANDIA.

El pasado fin de semana, estuvimos comiendo en un conocido hotel de Bangkok, y encontré una hoja de recomendaciones para los turistas que visitan Tailandia. Estaba en Inglés por una cara y, por suerte para mí y para vosotros, en chino por la otra...

Una vez leída, encontré gran similitud con mis apreciaciones de Tailandia en materia de precauciones básicas a tomar, por ello he decidido publicarlo hoy en el Blog. Supongo que no lo necesitáis con vuestro nivel de chino, pero por si acaso, os lo voy a traducir al Español... Traduzco textualmente y luego os haré un par de comentarios.

'' UN MUNDO DE PRECAUCIONES

Todas las grandes ciudades comparten la existencia de gente deshonesta a la caza del turista.
Pese a ser mucho más segura que la mayoría de destinos turísticos, Bangkok no es una excepción, por ello por favor dedique un momento para leer esto, y protéjase Usted de este tipo de gente.

Un bolso colgando del hombro o de la espalda es un objetivo tentador en cualquier lugar del mundo.
Los expertos en tirón de Bangkok operan tanto a pie como en moto, y son igual de adictos a sus enseres como en cualquier otro lugar. También roban bolsos o mochilas, que se encuentran descuidados en coches abiertos, como los Tuk-Tuks, en particular cuando están parados debido al tráfico. Por favor, tome las precauciones habituales, y asegúrese que grandes cantidades de dinero, objetos de valor, documentos irremplazables, etc. se encuentran a buen recaudo en la caja fuerte de su habitación o en la caja fuerte de la recepción del hotel - No los lleve en su bolso o bolsa de mano.

Tramposos o timadores se encuentran en Bangkok en una fascinante amalgama de tipos y tamaños. Todos son encantadores - desde los sonrientes boy scout que solicitan generosas ''donaciones'' destinadas a sus propios bolsillos, hasta los ''policías fuera de servicio'', los ''profesores de universidad'', los taxistas, etc., se acercarán a Usted en lugares públicos e intentarán entablar cortésmente una conversación. Normalmente enseñan alguna identificación aparentemente genuina, e inexplicablemente, muchos turistas ven en esto una excelente oportunidad para hablar con un amigable local, y de mezclarse con personas tailandesas auténticas. La verdad es por supuesto que los ciudadanos tailandeses normales nunca le abordarán amigablemente por la calle para ''hablar con un turista''. La regla de oro a recordar es que si alguien lo hace, Usted puede estar seguro de que no sacará nada bueno de él - esa persona amigable, que le quiere ayudar educadamente pero sin Usted pedirlo, será casi con total seguridad un timador, comisionista o estafador. Si Usted va con él, o ella, lo hará bajo su propia responsabilidad y riesgo.


Usted puede ser llevado a ver diferentes lugares, luego robado, o introducido en juegos de cartas donde parece que es imposible perder. Sin embargo, lo más común es que le lleven a una tienda y le apliquen un elevado sobreprecio por productos de baja calidad o imitaciones. Sea particularmente cauteloso con las tiendas de joyería, las cuales utilizan unas técnicas de ventas especialmente convincentes, hasta para las personas más escépticas. Muchos turistas han perdido importantes cantidades de dinero ''invirtiendo'' en piedras preciosas.

Sea precavido. La mayoría de los tailandeses son gente encantadora y honesta, pero extremadamente tímidos por naturaleza con los turistas. Por lo cual, si Usted se encuentra con un tailandés nada tímido, alguien amigable que quiere entablar conversación con Usted muy educadamente, que quiere saber de qué País es Usted... Cuidado. ‘‘


Yo añadiría un par más de precauciones, a una de ellas ya le dediqué una entrada completa en este Blog, se trata simplemente de tener cuidado con los carteristas, en su mayoría Katoeys (ladyboys) y llevar
siempre la cartera en el bolsillo delantero del pantalón, igual que haríamos en cualquier zona turística de una ciudad europea.

La otra hace referencia a los sobreprecios que lamentablemente nos aplican en más de un 25% (siendo conservador) de los restaurantes. Normalmente la diferencia es de menos de un Euro, pero sorprendentemente siempre la ''equivocación'' es a favor del restaurante. Estos ''fallos'' suelen venir de diversas formas: cambios incorrectos, cuentas en las que no se muestra el detalle de lo consumido, sino únicamente el total y éste está hinchado ligeramente, y cuando sí se nos muestra el detalle suele estar escrito en Tailandés, por lo que nos encontramos en la misma situación anterior, no tenemos ni idea de qué nos cobran por cada cosa.

En ocasiones es fácil calarlo, ya que al lado de una palabra tailandesa han marcado tres rayitas por ejemplo, pero nosotros sólo hemos tomado 2 Coca Colas... No os cortéis a la hora de pedir que os expliquen, aunque sea por señas, qué os están cobrando por cada cosa. Se trata de pequeñas cantidades para nosotros, pero en mi opinión, no hacemos ningún bien dejándolo pasar y acostumbrándolos a pensar que somos, digamos un poco ingenuos... Deberíamos ser educados al pedir que nos expliquen la cuenta, pero no ingenuos.
Lo que suelo hacer es comprobar la cuenta y, si ese día han decidido equivocarse, además de rehacer la cuenta, se quedan sin propina...

La lista de precauciones que escribiría para visitar una ciudad Europea, Americana o Africana sería muchísimo más larga que esta, así que !no os preocupéis!

Como habréis visto no hay nada que os tenga que quitar el sueño, y basta tomar unas pocas precauciones básicas para que este viaje se convierta en algo inolvidable y fantástico.